La Cámara Nacional de Comercio reconoce la imperiosa necesidad de proporcionar información oportuna, eficiente y de calidad al público en general, en especial a nuestros futuros inversionistas y afiliados.

Es importante dar a conocer los caminos de prevención para impedir el desarrollo de adicciones por y en el ámbito laboral.

Esperamos que la presente información les sea de utilidad para mejorar el funcionamiento en las relaciones laborales.

El trabajo encaminado es fuente de transformación, crecimiento personal y creación de abundancia.

Para realizarlo a plenitud, deben existir una serie de recursos, destrezas y, principalmente, salud y bienestar en quienes integran una empresa.

Sin embargo, el consumo de drogas legales e ilegales ha afectado el rendimiento de las personas, exponiéndolas a accidentes, enfermedades, pérdida del empleo, deudas y exclusión social.

Las organizaciones también se han visto impactadas en los procesos productivos por ausentismo, incapacidades o conflictos individuales o grupales.

Ante esta situación, es importante tener definidos los conceptos, efectos y manera de prevenir y/o solucionar algún tipo de adicción.

¿Qué es una droga?

Según la OMS, es toda sustancia que, introducida en un organismo vivo, puede modificar una o varias de sus funciones.

En 1982 la OMS intento delimitar cuales eran las sustancias que producían dependencia y declaró como “droga” aquella con efectos psicoactivos (capaz de producir cambios en la percepción, el estado de ánimo, la conciencia y el comportamiento) susceptible de ser autoadministrada.

Desde la perspectiva médica y científica se utiliza el vocablo “droga” para referirnos a un gran número de sustancias que cumplen con las siguientes condiciones:

  • Introducidas en un organismo vivo son capaces de alterar una o varias funciones.
  • Inducen a las personas a repetir su autoadministración por el estado de placer que genera.
  • No tienen ninguna indicación médica y si la tienen, puede utilizarse con fines no terapéuticos.

En México constituye uno de los problemas de salud pública más importantes en la actualidad. 

El uso, abuso y dependencia de sustancias psicoactivas, así como sus consecuencias, son fenómenos crecientes en todo el mundo, ya que los países productores de drogas como de tránsito se convierten en consumidores, lo que genera mayores problemas de salud pública, de gobernabilidad, de cumplimiento de leyes, de convivencia y de paz social.

Desafortunadamente, México es uno de estos países.

¿Qué tipo de consumos existen?

Entre las drogas más consumidas en el territorio nacional, están: TABACO, ALCOHOL, MARIGUANA, COCAINA E INHALABLES.

Existen tres tipos de consumidores:

El uso experimental o social: Implica la simple curiosidad, diversión, emoción de realizar un acto prohibido y por la necesidad de ser aceptados por un grupo.

Uso regular: El individuo busca activamente el efecto placentero del uso de sustancias. El consumo empieza a ser más regular, por ejemplo, los fines de semana, y puede iniciarse un cierto deterioro en el rendimiento académico o profesional y la aceptación a normas.

Trastorno por abuso de sustancias: El consumo aumenta de frecuencia apareciendo entre semana. Su grupo está compuesto por consumidores y empieza a conocer cómo y dónde obtener algún tipo de droga, por lo que absorbe la mayor parte de su tiempo. Se produce un deterioro en el funcionamiento, puede ser en casa, escuela y trabajo, asimismo involucra el incumplimiento de sus obligaciones y se presenta un cambio de conducta, por ejemplo: se vuelve deshonesto y reservado.

¿Cuáles son las posibles causas para que una persona use drogas?

El uso o abuso de sustancias no se genera por una sola causa, sino por la combinación de diversos factores de riesgo.

Factores de riesgo: Son aquellos agentes interpersonales, sociales e individuales que están presentes en los ambientes en los que se desarrollan las personas y que pueden incrementar las posibilidades de que se dé un proceso adictivo, por ejemplo:

Depresión, ansiedad, ira.
Sensación de explotación o inestabilidad laboral.
Consumo de sustancias en la familia.
Exposición a sustancias tóxicas en el trabajo.
Jornadas prolongadas o turnos nocturnos.
Empleos foráneos o que implican viajes frecuentes.
Tareas que implican arduo desgaste físico.
Estrés laboral o fatiga crónica.
Uso de sustancias después del trabajo o durante festejos de la empresa.
Consumo de alcohol o tabaco en horarios de comida o en el “cierre de negocios”. Falta de reglamentos que regulen el consumo en el centro laboral.
Inexistencia de Comités de Seguridad e Higiene.
Falta de espacios que fomenten actividades lúdicas, recreativas y culturales.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Debemos asumir la responsabilidad de proteger nuestra salud y la de nuestros familiares y amigos, porque la calidad de vida y la productividad laboral están estrechamente relacionadas.

Así como hay situaciones que nos ponen en riesgo, también hay otras que nos protegen y preparan para enfrentar adecuadamente los problemas. Es importante conocer nuestras fortalezas, mantenernos informados y sumar esfuerzos para promover estilos de vida más saludables en nuestro entorno.

Si existe un consumo de sustancias psicoactivas o conoces a alguien a quien desees apoyar o requieres orientación al respecto, acude a un Centro de Atención Primaria en Adicciones o llama a la Línea de la Vida al 800 911 2000.

COMISIÓN NACIONAL CONTRA LAS ADICCIONES (LÍNEA DE LA VIDA)

www.gob.mx/salud/conadic

Tel. 800 911 2000

SECRETARÍA DE SALUD

www.gob.mx/salud

Tel. 55 5553 7574

INSTITUTO NACIONAL DE PSIQUIATRÍA

www.inprf.gob.mx

Tel. 55 5655 0549

Contáctanos: 

  55 36-85-22-69 Exts.: 1446, 1450 al 1455 y 3023

  solucioneslegales@ccmexico.com.mx

Dejar comentarios

Ahora quiere miedo, necesita un elemento de vida, pero no ahora.