PROTECCIÓN CIVIL

ANTECEDENTES

La creación de los sistemas de protección civil tiene como antecedente, los sismos del 19 y 20 de septiembre de 1985, derivado del suceso, el Gobierno de la República reconoció la prevención de calamidades, así como de auxilio ante las emergencias presentadas, que involucraría a los sectores público, social y privado (a la sociedad en general), para atender eficientemente situaciones de desastre. Para tal efecto, el 6 de mayo de 1986 se publicó el decreto por el que se aprueban las bases para el establecimiento del Sistema Nacional de Protección civil. En dichas bases se conceptualiza por primera vez a la protección civil como un conjunto coherente de acciones de la administración pública federal, estatal y municipal; sector social y privado.

La misión del Sistema de Protección Civil se basa en prevenir y reducir las consecuencias de algún acontecimiento negativo, fortaleciendo una cultura donde la población se encuentre en condiciones de identificar sus riesgos y se prepare, en su caso, para enfrentarlos.

El objetivo de la “PROTECCIÓN CIVIL” es salvaguardar la integridad física de las personas ante la eventualidad de un desastre provocado por agentes perturbadores a través de prevenciones o acciones que reduzcan o eliminen la pérdida de vidas humanas, la destrucción de bienes materiales y el daño a la naturaleza.
Los agentes perturbadores son los escenarios o supuestos en donde la vida humana podría correr algún riesgo inminente o de muerte, pueden ser por cuestiones:

NATURALES 

GEOLÓGICOS:

SISMOS, ERUPCIONES VOLCÁNICAS, TSUNAMIS, INESTABILIDAD DE LADERAS, FLUJOS, DERRUMBES, SUBSIDENCIA, AGRIETAMIENTOS.


HIDROMETEOROLÓGICOS:

CICLONES TROPICALES, LLUVIAS EXTREMAS, HELADAS, INUNDACIONES, SEQUIAS, GRANIZO, ELECTRICIDAD, ONDAS CÁLIDAS Y GÉLIDAS, TORNADOS.


PROVOCADOS POR EL HOMBRE QUÍMICOS:

INCENDIOS (DE TODO TIPO), EXPLOSIONES, FUGAS TOXICAS, RADIACIONES, TRANSPORTE DE SUSTANCIAS PELIGROSAS, ALMACENAMIENTO DE SUSTANCIAS PELIGROSAS, DERRAME DE SUSTANCIAS PELIGROSAS (Ácido Hidroclórico, Ácido Nítrico, Hidróxido de Sodio (Soda cáustica), Ácido Sulfúrico)


SANITARIOS:


CONTAMINANTES (AGUA, AIRE Y SUELO), DESERTIFICACIÓN, EPIDEMIAS, PLAGAS.


SOCIO-ORGANIZATIVOS:

DEMOSTRACIONES DE INCONFORMIDAD SOCIAL, AGLOMERACIÓN DE MASAS, TERRORISMO, SABOTAJE, VANDALISMO, ACCIDENTES AÉREOS (MARÍTIMOS O TERRESTRES), INTERRUPCIÓN O AFECTACIÓN DE LOS SERVICIOS BÁSICOS O DE INFRAESTRUCTURA ESTRATÉGICA.

¿Cuál es la importancia de la Protección Civil en lugares de trabajo?

La importancia viene demostrada en las calamidades de los sismos de 1985, el incendio del Puesto Central de Control l (PCCI) del Metro de la CDMX, el caso de la estampida en Israel, entre otros, que pueden demostrar la seriedad con la que debemos desarrollarnos al momento de ejecutar un Programa Interno de Protección Civil (PIPC).

Ahora, cualquier lugar físico, considerado como FUENTE DE EMPLEO, propio o ajeno, es una de las cosas más valiosas para el desarrollo de nuestra vida profesional, como personal, por esta razón debemos ser conscientes de los riesgos o consecuencias que pudieran traer repercusiones en el bienestar propio o ajeno.

Siendo así necesario capacitar, adiestrar, informar, recordar y puntualizar la trascendencia de conocer lo que debemos hacer o no, al momento de presenciar un agente perturbador.

La organización y la prestación de la política pública de protección civil corresponden al Estado por conducto de la federación, las entidades federativas, los municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México.

Contáctanos: 

  55 36-85-22-69 Exts.: 1446, 1450 al 1455 y 3023

  solucioneslegales@ccmexico.com.mx

Dejar comentarios

Ahora quiere miedo, necesita un elemento de vida, pero no ahora.